D. VALENTÍN CORTÉS CABANILLAS.

D. ANTONIO LUÍS SABIDO RODRÍGUEZ

Portavoz del Grupo Ciudadanos

Hola. Antonio se llamaba mi abuelo materno y Luís mi padrino, inspiradores de mis progenitores, Florentina y José Rogelio, hace ya cuarenta y siete años, para elegir mi nombre, Antonio Luís. Es curioso el porqué de algunos nombres, siendo un caso a estudiar el de mi abuelo paterno, no por su nombre sino por el de sus hijos e hijas.

Estudié aquí, primero en el “Santo Ángel”, después en “La Granada” y posteriormente en el Instituto de Bachillerato “Fernando Robina”, desde donde con mucho esfuerzo llegué a la Universidad; no fue fácil. Mi padre y un video juego que me enseñó Carlos Zamorano fueron los “culpables” de que acabara siendo informático, aunque lo que me gustaba era la Física. Me especialicé en Sistemas Lógicos, en la Escuela Politécnica de Cáceres, y posteriormente, en la Escuela de Ingenieros Superiores de Sevilla, estudié cuarto y quinto curso de Sistemas Físicos. Unos años después inicié Ingeniería Agrícola, en Badajoz, pero el llamado Plan Bolonia pudo conmigo. Actualmente curso tercero de Grado en Derecho en la UNED.

Mi número de la SS lo obtuve al trabajar de extra en la película “1492: La conquista del paraíso” de Ridley Scott, cuando estudiaba en Cáceres. No olvidaré nunca aquella experiencia. Fuimos algunos llerenenses partícipes de aquella película; Juan Carlos Gómez Sánchez, el hijo de Mica, sale magnífico de noble en la escena de la quema de los herejes.

Desarrollé mi trabajo profesional inicialmente en la empresa privada, en formación como monitor de cursos de FPO y finalizando como docente interino en un Instituto de Enseñanza Secundaria del Rincón de la Victoria (Málaga). Tras mi experiencia docente inicio otra etapa en Sadiel, consultora TIC, Servicios Tecnológicos y Outsourcing (hoy integrada en AYESA), en el área de negocio del Sector Público, trabajando en diferentes proyectos, destacando el que permitió volver a Extremadura, el Sistema de Gestión Económica de la Junta de Extremadura. Al poco tiempo de estar en Mérida decido presentarme a las oposiciones lo que me permitió llegar a Llerena, al IES de Llerena, donde trabajo como Administrador de Sistema.

El 21 de abril de 2001, una vez comprobado que el 2000 pasó sin pena ni gloria y no ocurrió nada especial, María del Carmen y yo decidimos que pasara algo interesante e importante; iniciamos nuestro proyecto de vida juntos. Hoy, 18 años después, estoy donde quería estar, en mi pueblo y con quien quería estar, mi familia y especialmente con mi mujer y mis hijas: María del Carmen, Carmen y Sofía.